Blog recientes

Historial Blog

25 Abril 2016

¿Y para cuándo la entrega de las viviendas?

Seguramente se habrá hecho la pregunta del título al ver que su casa se demora en llegar, incluso cuando ya está construida. Es común creer que por parte de las constructoras no hay voluntad a la hora de entregar las viviendas. Por eso, queremos brindarle una explicación.
 
Para empezar, es necesario recordar que cuando se va a adquirir una vivienda a través de los subsidios otorgados por el Gobierno Nacional,  las entidades que intervienen en el proceso son varias y cada una debe cumplir con unas verificaciones de acuerdo con la Ley y con los términos de referencia del programa. Entrega de viviendas Jamundí
 
La política de vivienda social actual en  Colombia básicamente opera a través de fideicomisos donde se manejan los recursos de los subsidios, y en este caso se hace a través de  FIDUBOGOTÁ. El Ministerio de Vivienda tiene a su cargo el manejo de dicha política. De igual manera, se han contratado dos entes con funciones diferentes: el CAVIS, que es la unión temporal de cajas de compensación y tiene como función la verificación de las condiciones de los hogares postulados para la aplicación al subsidio familiar de vivienda; y FINDETER, que es el ente encargado de supervisar de manera técnica los proyectos seleccionados dentro del programa.
 
El camino que se debe recorrer desde la postulación del hogar al programa, pasando por la asignación de subsidios, hasta la entrega de llaves tiene varias estaciones de parada, por decirlo de alguna manera. Las entidades nombradas anteriormente deben cumplir con actividades que demandan determinados tiempos. A continuación, le explicamos los procesos que se deben dar y responderemos a su inquietud mayor el  porqué de la demora.
 
Recuerde que usted se postuló al programa y tuvo que esperar una carta de HABILITACIÓN donde se indicó que usted podía aplicar a un Subsidio, pero que debía mantener las condiciones que exige la Ley de subsidios, hasta la entrega de la vivienda. Luego de un tiempo y previo cumplimiento con las condiciones de crédito hipotecario y el 5% de recursos propios, y haber enviado la documentación para demostrar el cierre financiero para firmar la escritura de sus vivienda, recibió la carta de ASIGNACIÓN donde le comunicaron que el subsidio ya era suyo y solo lo podía utilizar en el proyecto escogido.
 
Estos primeros procesos, de habilitación y asignación, suelen ser demorados, ya que miles y miles de personas se postulan a nivel nacional y las entidades mencionadas,  deben verificar, comprobar y corregir los datos de cada hogar. Mientras estos procesos se cumplían, la constructora avanzaba en la construcción del proyecto y las viviendas poco a poco quedaban listas. Hoy día están construidas en sus totalidad y esperando abrigar familias como la suya.
 
Aquí es cuando surge la pregunta del millón: ¿por qué no se entregan si están terminadas y ya se asignaron los subsidios a casi todos los hogares? Sucede que todavía falta la intervención de otra de las entidades en cuestión: FINDETER, por ejemplo. Este ente se encarga de verificar y controlar que las viviendas estén técnicamente bien terminadas y de acuerdo con las licencias con las que fueron seleccionadas en la convocatoria que realizó Minvivienda a través de FIDUBOGOTÁ. A la constructora le es imposible entregar viviendas sin esta revisión.
 
Las viviendas se deben entregar con todas las áreas de cesión al municipio correspondiente, con todos los servicios públicos funcionando con sus respectivos medidores, etc. Y todas estas actividades también surten un trámite ante las entidades municipales.
 
La no entrega de las viviendas ya construidas ha logrado impacientar a la mayoría de personas y estas culpan equivocadamente a la constructora, incluso acusándole falta de voluntad e irresponsabilidad. Lo que muchos desconocen es que esta etapa del proceso es totalmente ajena a las constructoras. Es más: las constructoras disponen de todos sus esfuerzos para entregar las viviendas en el menor tiempo posible, ya que no hacerlo les representa perjuicios.
 
En octubre del año pasado el proceso se vio casi que detenido por falta de abogados que revisaran la documentación para dar inicio al proceso de inspección y verificación de las viviendas. En estos momentos se logró superar esta situación y estamos dando inicio al proceso de revisión para preparar la escrituración y entrega.
 
La manera como recibimos los dineros de la construcción de sus viviendas, es “casa entregada, casa pagada”. Como se indicó al inicio de este artículo, los recursos de los subsidios son administrados por FIDUBOGOTÁ y solo se entregan a la constructora cuando hayamos entregado la vivienda a FINDETER y al hogar comprador.
 
De igual, manera los bancos solo nos entregan los dineros correspondientes a los créditos hipotecarios, cuando hayamos escriturado y entregado sus viviendas. En otras palabras, la constructora solamente recibe el 5% del valor de la vivienda y el resto cuando el hogar tiene las llaves de su nuevo hogar. No en vano el Presidente, Vicepresidente y Ministro de Vivienda han repetido la misma frase en muchas ocasiones: “casa entregada, casa pagada”.
 
De acuerdo a lo anterior, se debe entender que cualquier constructora quiere, se esmera y trabaja para que las familias reciban pronto la vivienda prometida. Primero, porque es el compromiso que como empresa asumió tanto con el Gobierno como con las familias; segundo, porque no entregarla rápido nos representa unos altos costos financieros.
 
Las casas construidas deben contar con mantenimiento periódico; consumen energía y agua así no estén habitadas; se deben cuidar para que las personas reciban un producto de calidad. Todo lo anterior representa gastos que la constructora asume. Es decir, no entregar casas rápido no es para nada rentable. Ahora vale una pregunta: ¿existirá falta de voluntad de parte de las constructoras para entregar las viviendas, siendo que esto no les conviene? La respuesta es no. No es falta  de voluntad, no es irresponsabilidad, no es falta de compromiso.
 
Más allá de estos inconvenientes, queremos comunicarles a todas las personas que la espera valdrá la pena y que aspiramos iniciar la entrega de viviendas en el próximo mes de junio, una vez terminemos el proceso de revisión por parte de FINDETER.
 
Seguiremos trabajando para que sus sueños se hagan realidad; después de todo, sus sonrisas y sus lágrimas de felicidad siempre serán nuestra mayor recompensa.