Blog recientes

Historial Blog

05 Julio 2016

Consejos de limpieza para tu hogar

Consejos de limpieza

Estos son algunos consejos para que la limpieza de tu hogar sea eficiente y te tome solo el tiempo necesario. Tienen que ver con la  manera de proceder y con los utensilios a usar.

Los errores que cometemos a la hora del aseo se dan en los distintos espacios del hogar. Y en muchos casos por hacer más terminamos haciendo menos.

 

Uso incorrecto del trapeador

Cuántas veces hemos derramado algún líquido o tipo de sustancia sobre el piso y lo primero que hacemos es correr por el trapeador para “solucionar” el inconveniente.

Pues bien, muchas veces no es la forma más correcta de actuar. La indicación es utilizar papel de cocina, ponerlo sobre el derrame y dejar absorba el mayor líquido posible.

El paso siguiente consiste en identificar qué tipo de sustancia es la que se regó; dependiendo de ello tendrás que utilizar o no cepillos, estropajos, límpido, etc.

No es lo mismo limpiar aceite que otro tipo de líquidos. Cuando friegues lo necesario, será el momento para el trapeador.

 

Secar manualmente algunos elementos

Muchas de los elementos que limpiamos con trapos húmedos los dejamos para que se sequen a su suerte. Lo que sucede al final es que quedan con manchas o pelusas.

Es algo muy común en la cristalería, en los espejos, las compuertas de ciertos muebles y los elementos de vidrio en general. Por eso es aconsejable tomarnos algunos minutos para secarlos manualmente con los trapos indicados.

 

Elegir el mejor momento para limpiar

Cada vez que tengamos la intención de asear nuestro hogar, debemos tener en cuenta varias cosas, como las condiciones climáticas. Por ejemplo, lo ideal es lavar ropa cuando hay buen sol y viento.

Por el contrario, el cristal de las ventanas deberían limpiarse cuando el sol no esté a la vista; el calor hace que los productos que usamos para la limpieza dejen manchas.

 

Limpiar el polvo tiene su ciencia

Y es muy sencillo: limpia de arriba hacia abajo. Si lo haces al revés, conseguirás que el polvo se acumule en las partes inferiores por donde ya pasaste.

Por ejemplo, es inevitable que partículas de polvo y suciedad caigan sobre las zonas que ya  aseaste si dejas de último el nivel más alto de un estante.

Poniendo en práctica las anteriores indicaciones lograrás una limpieza con mejores resultados y quedarás más a gusto con tu trabajo.

 

Fuente: web Hogarmanía