Blog recientes

Historial Blog

16 Junio 2015

¿Cómo ahorrar en tu hogar?

Puedes convertir tu casa en la mejor aliada a la hora de ahorrar. Ten en cuenta que, aparte de guardar dinero, existen otras maneras de cultivar el hábito del ahorro y una de ellas es hacer de tu vivienda un espacio que se ajuste a las necesidades, evitando los excesos y el malgasto de recursos. Recuerda los siguientes consejos:

Ahorro de agua

Ahorrar Agua

  1.  Mide tus tiempos. Debes temporizar las actividades que requieren el uso de este recurso. Es muy común derrochar litros de agua bañándonos, cepillando nuestros dientes, lavando el carro, etc., como consecuencia de no tener control de los tiempos. Puedes poner rangos e intentar no sobrepasarlos, por ejemplo, demorarte máximo ‘tantos’ minutos en la ducha.
  2. Cierra la llave. Ciertas actividades no demandan un flujo de agua constante. Por ejemplo, a la hora de lavar tus platos puedes cerrar la llave mientras friegas.
  3. Aprovecha la lluvia. Existen muchas formas de uso para el agua proveniente de la lluvia. Puedes recolectarla en recipientes y después destinarla para acciones como regar sus plantas.
  4. Usa tecnología ecológica. Día tras día contamos con nuevos beneficios ofrecidos por los avances tecnológicos orientados al ahorro. La Ducha Ecológica es un sistema que, mediante la filtración y clarificación, nos permite reutilizar el agua que ya habíamos usado para bañarnos.
  5. Ahorra acumulando. Recuerda que siempre será mejor juntar toda la ropa y lavarla por tandas. Esto permite que el gasto de agua sea menor que si lo haces prenda por prenda, día por día.
  6. Haz mantenimiento. Revisa el estado de elementos como tuberías, grifos, llaves, tanques, etc. Así podrás reparar posibles daños a tiempo y evitar el desperdicio de agua por filtraciones, goteras u otras situaciones similares.

 Ahorro de energía 

  1. Utiliza bombillos ahorradores. El mercado ofrece este tipo de elementos fabricados especialmente para el aprovechamiento máximo de energía, usándola en mayor porcentaje para producir luz, distinto a otros que producen menos luz, pero, además, generan demasiado calor.
  2. Benefíciate de la luz solar. Puedes evitar encender bombillos y lámparas sólo corriendo las cortinas para que el sol entre a tu vivienda.
  3. Haz buen uso del espacio. Ubica estratégicamente los muebles de tu hogar impidiendo que estos bloqueen ventanas, ventanillas y otros pasos de luz natural.
  4.  Usa tonos claros. A la hora de pintar las paredes recuerda que existen colores capaces de reflejar mejor la luz. Si en tu vivienda predominan este tipo de colores tendrá optimizada su iluminación.
  5. Controla el uso de los electrodomésticos. Es importante no utilizar al mismo tiempo muchos de estos elementos. Si hay alguno que no estés necesitando, aparte de apagarlo, desconéctalo.
  6. Ten cuidado con tu nevera. Este electrodoméstico merece un apartado especial ya que mantiene encendido todo el día, todos los días. Lo importante es tener en cuenta que abrirla constantemente y por mucho tiempo o depositar alimentos calientes, la hace consumir más energía intentando mantener una temperatura baja.

Si pones en práctica los puntos anteriores tu casa, tu familia y, sobre todo, tu bolsillo te lo agradecerán.