Blog recientes

Historial Blog

26 Agosto 2015

5 consejos para vivir sin preocuparse por las deudas

El estrés que causa el estar pensando en pagar cuotas periódicamente para quitarse de encima una deuda puede ser abrumador. Sin embargo, hay personas bastante experimentadas en estas situaciones, capaces de vivir liquidándolas sin asomos de preocupación. Porque no se trata de no endeudarse; se trata de tener la suficiente madurez financiera para hacer llevadera esa deuda a tal punto que no se note.
 
Por supuesto, entre más relación existe con bancos, tarjetas de crédito, sistemas de pago y, en general, con el mundo financiero, más fácil se hará tratar con las deudas e inversiones. Esta experiencia y un poco de responsabilidad en el manejo del dinero posibilita a muchas personas vivir mejor, ganando menos que otras. A continuación, cinco consejos que le permitirán suprimir la preocupación si ha adquirido deudas.
 
  1. Conocer en detalle la situación financiera actual: los ingresos, los gastos fijos, el presupuesto destinado a cada necesidad, si se cuenta con algún tipo de ahorro. Este panorama financiero ayuda a despejar dudas y presenta las posibilidades a las que se pueden acceder.
  2. Pensar que más que deuda es una inversión. Es un cambio de mentalidad y actitud. Dejar de creer que estás gastando dinero (con la indisposición que ello trae) y empezar a reconocer los beneficios que trajo el bien o servicio  adquirido. 
  3. Tener claro hasta dónde se puede llegar. Todas las personas no tienen el mismo poder de endeudamiento; esto depende de lo que ganen. Lo importante para este punto es la responsabilidad. Poder diferenciar entre necesidad y lujo innecesario.
  4. Tal vez sea muy molesto, pero es importante: comparar. Existen personas que ponen sobre la mesa productos o servicios, hacen un balance entre lo que van a gastar y los beneficios que obtendrán, y se permiten tomar la mejor opción.
  5. Saber cuándo usar tarjetas de crédito. No siempre son la mejor opción. Es preguntarse si vale la pena diferir a tal número de cuotas ese producto o servicio. Por otro lado, hay momentos en los que las tarjetas de crédito es la herramienta adecuada. Especialmente cuando su uso representará millas, puntos o cualquier beneficio extra.

Lo importante es actuar con seguridad, con responsabilidad y siendo cuidadoso. Después de todo se trata de dinero conseguido con mucho esfuerzo, como para malgastarlo de cualquier manera.