Blog recientes

Historial Blog

08 Julio 2015

4 alternativas para afrontar la mora en pago de deudas

Las entidades bancarias pueden ofrecer soluciones y alternativas en caso de que tu situación económica no sea la mejor y esto llegue a afectar tus obligaciones financieras. 
 
Es importante actuar con prontitud y acercarse al banco para comunicar las circunstancias que atraviesas. De acuerdo a tu situación y a lo que la empresa exprese, podrías contar con cuatro alternativas que facilitarán el pago de las deudas adquiridas.
 
1. Rediferir
 
Cuando se le explica al banco tu situación, una de las opciones que puede brindarte consiste en rediferir a más cuotas. De esta manera puedes enviar la deuda con un producto financiero a más plazos. Se debe tener en cuenta que la tasa de interés del mismo puede subir, puede mantenerse o bajar dependiendo de la entidad financiera.
 
2. Refinanciar
 
La refinanciación de la deuda consiste en cambiar ciertas condiciones del crédito, a saber, plazo y sistema de amortización. Con ello, lograrás cuotas más bajas y que se acomoden a tu situación actual. Esto es posible estando al día con las obligaciones. El banco pedirá que abones una parte de la deuda y el saldo se ajustará a las posibilidades de pago, dependiendo de tus ingresos. Nuevamente, aquí la tasa de interés es resultado de los términos de la entidad y del acuerdo al que se haya llegado.
 
3. Reestructurar
 
En este caso todas tus deudas adquiridas con varios productos financieros se agrupan, convirtiéndose en un crédito único. Esta acción te permitirá atender adecuadamente las obligaciones ante real o potencial deterioro de la capacidad de pago. La reestructuración trae cambios en el plazo de pago y en la tasa de interés. Además, es posible que genere una calificación baja en las centrales de riesgo.
 
4. Compra de cartera
 
Se trata de hacer traslado de un saldo parcial o en su totalidad desde una entidad bancaria a otra que ofrezca un plazo más largo y una tasa de interés mejor en el pago de las obligaciones. Basta con acercarse al banco en cuestión, explicar la situación y notificar tu intención de hacer el traslado. Puede que sea necesario presentar algunos documentos en medio de la gestión como declaración de renta, RUT, extractos bancarios, cámara de comercio, fotocopia de cédula, etc. 
 
Independientemente de las anteriores opciones, debes tener en cuenta que los bancos no están obligados a acordar una renegociación de las deudas y, en caso de mora, pueden causar y cobrar los intereses correspondientes. Por eso, se recomienda sensatez y responsabilidad a la hora de endeudarse.